ANDROID, SIN GOOGLE, NO FUNCIONA

Android es libre. Ese es el recordatorio que Google suele hacer cada cierto tiempo, la promesa de una plataforma neutra que cada uno es libre de usar y adaptar a sus necesidades. 

Si se entrecierran los ojos y no se presta mucha atención a los detalles -si sólo se fija uno en lo esencial- puede que todavía sea posible hacer esa afirmación, aunque no sin un buen párrafo de letra pequeña acompañando al asterisco al final de la frase.

Sí, hay una base abierta y libre que es posible utilizar sin la bendición de Google. No tiene nada que ver, salvo excepciones muy contadas, con el Android que solemos ver en los teléfonos que compramos en Europa o América. En los últimos años las mayores novedades de la plataforma se han apoyado en una infraestructura cerrada y controlada por Google.

Es una decisión que ha permitido a Android ofrecer cierta resistencia al fenómeno de la fragmentación y crear una experiencia de uso homogénea entre dispositivos muy dispares pero con cada paso en esta dirección se pierde flexibilidad. En un teléfono como Pixel, que incluso incluye servicios no disponibles para el resto de los móviles Android, las diferencias con dispositivos como el iPhone, con un sistema operativo cerrado, acaban siendo puramente semánticas.

Una de las consecuencias inmediatas es que cualquier alternativa a Google acaba asfixiada. La filosofía de la plataforma bebe y comparte orígenes con Linux pero en la práctica se comporta como Windows. Sólo empresas con recursos casi infinitos y un gran dominio del mercado de consumo, como Amazon, pueden permitirse plantar cara a Google. La única excepción relevante es el mercado chino, donde muchos de los servicios de Google no están permitidos, un vacío que ha permitido crear sustitutos de las piezas clave de la experiencia de uso.

Estas navidades esta tensión ha cristalizado en el abandono definitivo de CyanogenMod, una distribución alternativa de Android que se podía considerar como un freno real al dominio de Google sobre el ecosistema Android. 

CyanogenMod nació en 2009 como una distribución alternativa que añadía varias funciones olvidadas o relegadas a un segundo plano en las primeras versiones del sistema operativo. Con el tiempo acabó convirtiéndose en una distribución independiente preferida por los usuarios que consideraban excesiva la presencia de Google en sus teléfonos.

En 2013 sus promotores decidieron crear una compañía, Cyanogen Inc., con la intención de convertirse en una alternativa para grandes fabricantes. Marcas como Samsung, LG o HTC tendrían la oportunidad de ofrecer teléfonos con Android pero sin el control de Google. "Vamos a poner una bala en la cabeza de Google", sentenciaban los fundadores. 

La compañía, sin embargo, no ha logrado sobrevivir con este modelo de negocio. OnePlus, uno de los pocos fabricantes que mostró interés, abandonó la colaboración con Cyanogen Inc. el pasado año. Como en toda buena startup, a Cyanogen le había llegado la hora de "pivotar". 

El cambio de rumbo deja víctimas inesperadas. Hace solo unos días Cyanogen Inc. anunciaba el cese inmediato del desarrollo de nuevas versiones de CyanogenMod y el abandono efectivo de varios servicios indispensables para su correcto funcionamiento. El malestar en la comunidad era palpable desde la salida de Steve Kondik, responsable de las primeras versiones de CyanogenMod, del equipo directivo pero esta decisión acaba para siempre con la idea de una distribución abierta y soportada por la comunidad como alternativa a la versión monolítica de Android que propone Google.

Los numerosos desarrolladores involucrados en CyanogenMod han anunciado ya una bifurcación del proyecto para retener el control. LineageOS será el nombre de la distribución resultante y al igual que CyanogenMod aspirará a convencer a los usuarios más preocupados por la privacidad o la falta de control en sus teléfonos. 

Sin los recursos de Cyanogen Inc., sin embargo, no está claro hasta dónde será capaz de llegar y es poco probable que pueda convertirse en una distribución válida para grandes fabricantes. Android pertenece, desde esta semana, un poco más a Google y un poco menos a la comunidad que lo apoya.


Compartir en Google Plus

Acerca de Marcelo Díaz Vidal

Encuentra muchos temas de interés en nuestra plataforma: http://grupodeblogsinteresantes.blogspot.com/... Gracias por su preferencia.