LA PLATAFORMA PARA CREAR ANUNCIOS EN INTERNET QUE ENGANCHA A GOOGLE

La startup Kolau, fundada por el español Danny Mola, ha sido reconocida por el gigante tecnológico como socia estratégica gracias a la sencillez que aporta a las pequeñas empresas para que generen su publicidad 'online' a medida

En la industria textil se llama DIY -Do It Yourself- a la corriente que fomenta la customización de las prendas de ropa en casa. Es el mismo concepto que impera detrás de las impresoras 3D, que permiten hacer un vestido sin saber coser, de las plataformas que permiten hacer la declaración de la renta sin entender nada de impuestos o de la construcción de páginas web sin necesitar a programadores. 

La clave, por lo menos en este último ejemplo, es que alguien se haya dedicado a crear la herramienta que permita al resto construir sin dominar la materia. Kolau se ha agenciado este papel en el mundo del marketing digital -sobre todo en el campo del posicionamiento web- y Google ya la ha reconocido como socio estratégico. Kolau nació en la mente de Danny Mola un día que divagaba con su esposa alrededor de este movimiento Maker o Do it Yourself mientras subía la montaña Ko'olau, en Hawái. Él, un catalán afincado en Estados Unidos con una amplia trayectoria en el mundo del marketing digital, no pudo dejar la idea un lado. Y se lanzó. Creó una herramienta que, a partir de preguntas específicas al cliente, construye el anuncio perfecto para que aparezca en Google.

«Google tiene tres sectores», introduce Mola. «El de arriba del todo, que es la sección de pago, con tres o cuatro resultados de búsqueda que pagan por estar ahí; la del medio, que es el mapa, con tres resultados más enfocados a la búsqueda local; y, por último, los 10 resultados orgánicos». Para las dos primeras, el cliente va respondiendo a una batería de preguntas -¿dónde quieres anunciarte? ¿qué es lo que anuncias? ¿qué cuatro cosas hacen especial a tu empresa?- que culminan, directamente, en la construcción «del mejor anuncio optimizado posible». Para el último, con tal de no incurrir en actividades que rocen la mala praxis, se dedican a informar al cliente de dónde conseguir enlaces hacia su página web, normalmente buscando el ejemplo en su competencia directa. 

La idea, así de sencilla, llamó la atención de un concurso americano televisado, Shark Time, en el que llegaron hasta la semifinal. Fueron invitados al evento anual para futuros socios estratégicos de Google, en San Diego, el pasado mayo. Y, de entre los invitados, Kolau era la única que todavía estaban en versión beta. «El equipo de Google corroboró que no había otra aplicación que lo hiciera tan fácil y rápido como Kolau», dicen desde la empresa. Sobre todo, porque las grandes corporaciones tienen ingresos suficientes como para pagar a las grandes agencias que se dedican a ello, pero Google sabe que las pequeñas y medianas empresas, no. A Google le interesó mucho Kolau porque les ayuda en su objetivo de vender parte de los anuncios a pequeñas empresas, explica el mismo Danny Mola. 

El modelo de negocio, dado que el usuario no paga nada por usar la plataforma de Kolau, se basa en ese «tanto por ciento de personas que, aun siendo fácil, intuitivo y rápido, quieren un soporte personalizado», matiza el fundador de la empresa. «Pero no somos una agencia, somos un mecánico temporal». Y con una metáfora termina. «Nosotros le ayudamos a arreglar el coche y le enseñamos cómo hacerlo para que siga el camino él mismo», concluye Danny Mola. «Nuestro afán es que el usuario conduzca él mismo, no queremos ser pilotos ni copilotos». Kolau es una startup americana obra de un español que lleva más de 15 años en San Francisco. Fue lanzada al mercado a mitad de octubre y pronto estará disponible para los países de habla hispana. Llevan, sin embargo, desde principios de año en versión beta y ya han podido ayudar a algunas personas a relanzar su negocio.

Compartir en Google Plus

Acerca de Marcelo Díaz Vidal

Encuentra muchos temas de interés en nuestra plataforma: http://grupodeblogsinteresantes.blogspot.com/... Gracias por su preferencia.