¿POR QUÉ GOOGLE DA RESPUESTAS EQUIVOCADAS A PREGUNTAS SENCILLAS?

Los algoritmos de aprendizaje automático que dan respuestas automáticas y ofrecen sugerencias pueden ser manipulados por personas interesadas

El objetivo de Google es dar una respuesta rápida, concisa y correcta a tus búsquedas. Tradicionalmente han mostrado enlaces a diferentes sitios web ordenados de forma orgánica y de anunciantes, pero desde hace años, Google intenta dar una respuesta de forma categórica. Hay un problema: a veces se equivoca mucho.

Inicialmente diseñados para responder preguntas fáciles como: ¿qué tiempo va a hacer hoy en Barcelona?, ¿cuál fue el resultado del partido de mi equipo?, ¿cuánto son 100 dólares en euros? La cosa se complica cuando los sistemas de aprendizaje automático de Google intentan responder preguntas más complejas, y la cosa se vuelve extremadamente compleja cuando responden a cuestiones políticas.
Así fue el caso que, durante semanas, la respuesta destacada de Google ante preguntas (en inglés) tales como “¿Está Obama planeando un golpe de estado?” o “¿Es Nazi el Partido Republicano \[de Estados Unidos]?” daban respuestas inválidas provenientes de sitios web con afirmaciones categóricamente falsas.

El principal problema, es que este tipo de respuestas, ante la gente con menores conocimientos tecnológicos, quizá no sirvan para convencer de lo contrario, pero sí para confirmar un sesgo ideológico preconcebido. Al fin y al cabo, ese resultado aparece en Google, debajo del logo de Google, y con la interfaz de Google y toda la validez que transmite.

Sabemos que Google es un gran buscador, en España es utilizado para el 94-96% de todas las búsquedas genéricas. Muchas personas han depositado su confianza total en los resultados de este buscador, y ver ahí respuestas de este tipo pueden dejar a sus usuarios descolocados.

Los sistemas de sugerencias tienen un funcionamiento similar. Desde que fueran añadidos hace una década para ayudar a completar frases o a conseguir búsquedas similares más efectivas, el sistema ha sido pasto de fallos garrafales obvios para un humano.

Al igual que las respuestas rápidas, el sistema de sugerencias puede ser fácilmente trastocado si un grupo de personas se coordina para realizar búsquedas similares durante un tiempo determinado. Si suficientes personas empiezan a buscar una frase concreta en Google, el sistema la dará por buena.

Google ha ido construyendo medidas a lo largo del tiempo para evitar estos problemas, empezando por eliminar sugerencias cuando los términos iniciales son ofensivos, pornográficos o relacionados con la piratería, por ejemplo.

El algoritmo de Google es uno de los mayores secretos en la historia de la humanidad, sin duda. Empezó como un elemento simple basado en el número de enlaces recibidos entre documentos en la web hace más de 20 años, y ahora es un complejo entramado de ecuaciones y variables con miles de valores a tener en cuenta cada vez que hacemos una búsqueda.

Compartir en Google Plus

Acerca de Marcelo Díaz Vidal

Encuentra muchos temas de interés en nuestra plataforma: http://grupodeblogsinteresantes.blogspot.com/... Gracias por su preferencia.