ESTE ES EL PLAN DE GOOGLE PARA AUMENTAR LA VELOCIDAD DE INTERNET

Cada vez hay más información en internet y la calidad de los contenidos que se sirven aumenta a un ritmo frenético. Si hace unos años conseguir acceso a un vídeo en alta definición era algo restringido, hoy prácticamente se ha convertido en la norma. Lo mismo ocurre con las imágenes, con las páginas web en general y con los servicios que ofrecen las aplicaciones.

Son todo mejoras para el usuario y se implementan muy rápidamente. Pero tienen un inconveniente: las redes sobre las que se sustenta internet no progresan a la misma velocidad: la optimización en términos de software se mueve con agilidad, no como todo lo relacionado con infraestructura de red.

El cableado –desde la fibra hasta los viejos cables de cobre que aún perduran en muchos lugares– y las antenas de radiotransmisión son gigantes con el riego sanguíneo apalancado. Son las operadoras quienes normalmente se encargan de renovar estas infraestructuras, y lo hacen para estar al nivel del consumo de los usuarios... pero su inversión no les reporta más ingresos, lo cual no actúa precisamente como incentivo.

Así, la mejora de las redes y el conseguir mayores cotas de velocidad se queda en un limbo, a la espera de los movimientos de las operadoras. Hay quien no se conforma con esto, concretamente aquel cuya cartera está ligada al buen funcionamiento de las redes. Es el caso de Google, que ha realizado continuas optimizaciones en sus productos, como modificaciones en Chrome para propiciar webs más ligeras, o algo nuevo de este año: una nueva solución con aspiraciones de globalidad.

 El pasado mes de marzo empezó a utilizar un nuevo algoritmo de control de congestión en YouTube, un añadido a los protocolos de transmisión de datos que habitualmente se usan en internet. El resultado fue que la plataforma de vídeo incrementó su velocidad en un 4% de media a nivel mundial. En algunos países el aumento fue hasta del 14%.

Aunque parezca poca cosa, la mejora de experiencia de usuario es sensible ya que estos porcentajes sólo representan la media. La compañía ya tiene el algoritmo implementado en la versión internacional del buscador, Google.com, y en su plataforma de servicios en la nube, Google Cloud Platform.

En la actualidad, los protocolos de transmisión de datos en internet reducen a la mitad la velocidad si detectan que los paquetes de información se pierden. Es una medida para evitar una mayor congestión de la red y un envío inútil de datos. El algoritmo de Google, que se conoce bajo las siglas BBR, está diseñado para medir lo rápido que viaja la información en una red y cuánta capacidad tiene ésta. Así, puede predecir cuánta y a qué ritmo puede enviar información.

Pero el plan de Google va más allá de sus propios productos: aunque a través de Google Cloud Platform ya se ha hecho llegar el algoritmo a otras aplicaciones alojadas ahí, la intención de la compañía de Mountain View es que BBR se incorpore a los protocolos de transmisión de datos que son estándares en internet. Al parecer ya se están produciendo conversaciones en esta dirección.

Mientras tanto, Google ha publicado el algoritmo para que los desarrolladores puedan incorporarlo a sus plataformas. Quizá en un tiempo se convierta en un estándar...

Compartir en Google Plus

Acerca de Marcelo Díaz Vidal

Encuentra muchos temas de interés en nuestra plataforma: http://grupodeblogsinteresantes.blogspot.com/... Gracias por su preferencia.